creasing o clareta

Libro: "El cultivo del caqui"

Creasing o clareta

DESCRIPCIÓN

El creasing o clareta es una alteración de la corteza de los agrios que se caracteriza por la presencia de pequeñas grietas y roturas en el tejido blanco de la piel (albedo) que se corresponden con áreas de depresión en el tejido externo de la piel (flavedo).

Se admite que la clareta se origina en las primeras fases del desarrollo del fruto como consecuencia de la rotura enzimática de las paredes de las células del albedo. Con la rotura de dichas paredes, el tejido se daña separándose las células  y apareciendo las grietas que impiden la conexión entre ellas.

Los primeros síntomas de la clareta son detectables a los 8 días del cuajado, a los dos meses ya se observa la desintegración del albedo, sin embargo los síntomas solo se evidencian al inicio de la maduración.

Además del carácter genético de esta afección, se ha observado que también influye en esta alteración, el tipo de inflorescencia en donde se sitúa el fruto, las condiciones climáticas y del suelo, los periodos de sequía o las amplias fluctuaciones de humedad.

Se ha observado también que cuando las cosechas son elevadas, se incrementa la afección. Esto nos puede llevar a pensar que las mismas condiciones climáticas que promueven el desarrollo del fruto, estimulen la aparición de la clareta.

El manejo del cultivo también puede afectar a la mayor o menor incidencia de la clareta, fertilizaciones crecientes de nitrógeno incrementan ésta, mientras que elevados niveles de potasio disminuyen la incidencia de la alteración.

Las aplicaciones de ácido giberélico en los primeros estados de desarrollo del fruto reducen la incidencia de la clareta.

TRATAMIENTO PREVENTIVO DE LA "CLARETA"

15.06.2015. Moncada

En aquellas parcelas que de modo reincidente presenten la alteración conocida como "colapso del albedo", "creasing" o "clareta" de los frutos cítricos, la cual puede causar graves daños comerciales en las cosechas, el IVIA recomienda a los agricultores, que efectúen, durante la primera quincena de julio, una pulverización foliar a base de:

Acido giberélico (GA3) adicionado de nitrato cálcico [(NO3)2 Ca] al 2 %.

En función de cómo evolucione la climatología a lo largo del próximo mes, informaremos sobre si es conveniente repetir el tratamiento en otro momento del periodo autorizado.

Para no agravar la incidencia de esta alteración, es necesario evitar deficits hídricos en las plantas durante el verano, manteniendo un adecuado nivel de humedad en el suelo.

 

Resolución del autorización excepcional de uso de ácido giberélico en cítricos por la clareta